Inyecciones

Sistema de inyecciones con mineralizador: este tratamiento consiste en la reestructuración molecular de los sustratos, inyectando un catalizador dentro del muro, el cual produce una reacción química en la que intervienen el calcio existente en el soporte, el agua, que aporta a la reacción los átomos de oxígeno e hidrógenoinyectando necesarios y el catalizador mismo, formándose unos cristales insolubles (silicato cálcico y óxido silícico) que ocupan todos los capilares y los poros de la pared.

De esta manera creamos una barrera impermeable en la base de la pared, evitando la ascención del agua y manteniendo la natural transpiración de las mismas.

El trabajo a realizar es una serie de perforaciones lo más cerca posible del suelo. Los orificios deben practicarse con un ángulo de 45º a razón de siete agujeros por m/l del muro. El diámetro de las perforaciones debe ser de 25-30 mm. y deben alcanzar una profundidad de hasta 5-10 cm. del otro lado del muro.

Una vez se han terminado las perforaciones, se llenan con el catalizador hasta que rebosen.

Cada agujero se rellena varias veces en el intervalo de unas horas, dejando embeber el catalizador cada vez, hasta que se observe que la pared ha quedado totalmente saturada. Esta operación se realizará en tres dias sucesivos.

Agujeros 1En el caso de paredes porosas o con espacios vacíos, como puede ser un muro de ladrillo hueco, es aconsejable inyectar un mortero muy fluido, tratado con el catalizador, que rellene todos los huecos existentes, para crear una barrera impermeable.

La zona tratada debe formar una barrera en todo el espesor del muro, lo más regular posible y en forma tal que constituya un obstáculo totalmente infranqueable para la humedad procedente de los niveles inferiores.

Por último, los agujeros practicados deben volver a ser taponados con un mortero.

A continuación puede repicarse el mortero o yeso deteriorados.

Al efectuar el enlucido debe tenerse la precaución de que éste no forme unión con el terreno, ya que la humedad ascendería nuevamente a través del revoque.

En el caso de muros de piedra, debe examinarse la clase de piedra utilizada en su construcción. Cuando se trate de areniscas o calizas blancas, puede procederse con el método descrito.

Con este sistema, el muro, además de impermeabilizado, aumenta su resistencia en un 250%.

{lang: 'es'}

Leave a Reply